“En este proyecto intentamos regenerar la vida colaborativa y comunitaria de los barrios, volver a la vida de antes, donde los vecinos se conocían y se ayudaban. Ahora somos más personas en los centros urbanos y cada vez nos conocemos menos. Es muy habitual que no sepamos si quiera quién es el vecino de enfrente. Muchísimas cosas que se podrían resolver fácilmente con un “te presto”, “te ayudo”, “te cedo la bici de mi hija que le queda pequeña”, etc., se complican. Esto no se da por la falta de confianza sino porque los puntos de encuentro ya no existen. Estamos convencidos que esta especie de deshumanización podemos revertirla y es de ahí de donde nace el proyecto. Queremos volver a humanizar las ciudades, a escala barrio, que es la que nos parece más humana.
Nosotros creemos firmemente que si esos puntos de encuentro volvieran a aparecer la vida comunitaria emergería, sin necesidad de forzarla.
Estamos trabajando para recrear la plaza del pueblo de toda la vida en condiciones contemporáneas, que entendemos que son digitales. Por eso hemos creado la aplicación totalmente gratuita “miPlaza”, donde la tecnología nos da la oportunidad de que ocurran cosas nuevas. Por ejemplo, en Arenales hay un huerto que se llama “La Chimenea” que se auto gestiona y funciona de maravilla pero la gente de la zona no sabe de su existencia. Para estos casos, si usas la app, puedes ver qué está ocurriendo en tu barrio, conocer mejor a tus vecinos y hacerles partícipes de estos proyectos. Al final la identidad crea comunidad.
La semana que viene comenzará la fase de pruebas con un grupo de “testers” y la versión beta esperamos que esté lista para septiembre.
Uno de nuestros puntos de atención está situado en las personas mayores que actualmente son las grandes víctimas de la ciudad. Muchas veces se quedan solos en sus casas y queremos que la comunidad se pueda regenerar con todo tipo de proyectos y que ellos se puedan beneficiar.
Puedes ver y crear proyectos en tu zona, no deja de ser un punto de encuentro y una vez los conoces, como por ejemplo un huerto urbano, tendrás que ponerte manos a la obra y coger el sacho.
Queremos provocar el encuentro de los vecinos, estamos expectantes por ver qué ocurre. En la Plaza del Pueblo de La Isleta tuvimos la oportunidad de llevarlo a cabo: el ayuntamiento nos cedió un cubo de 2,5 x 2,5 metros y escenificamos las seis funcionalidades que queremos que aparezcan en la aplicación. La gente veía la caja de trueque y empezaron a traer cosas de sus casas, unas señoras apuntaron en el mapa su proyecto en el que cosían todas las semanas y allí conocieron a otras señoras que también cosían. En una tarde ocurrió de todo y sólo por provocar la situación, hay una necesidad imperiosa de que volvamos a ser un poco más humanos. Cuando los vecinos hablan, cosas buenas ocurren.
La finalidad de este proyecto es regenerar la vida comunitaria, plaza por plaza, barrio por barrio.”

Agradecimientos: Asociación Atlas