“Soy un tio de barrio, mezcla de culturas. De orígenes Palestinos pero venido al mundo en Ammán, Jordania. Me crié en Schamann, en la calle Doña Perfecta, muy cerca del Parque Don Benito.
Mi madre siempre tuvo interés por la música y es ahí donde creo que todo comenzó. Recuerdo que en mi casa había una guitarra que nadie tocaba, casi como un objeto de exposición. Con ella comencé a tocar mis primeros acordes.
La primera canción la compuse con 15 años, era el típico tema de te quiero mi amor no me dejes solo, era un tema horrible. Por algo había que empezar jajajajajaja.
Todo este camino me llevó a estudiar la carrera de magisterio musical y poco después empecé psicopedagogía pero la música entró arrollando y la dejé. Por aquella época tocaba en la universidad, daba pequeños acústicos a guitarra y voz y todo fue evolucionando, hasta que llegó un punto de inflexión, un antes y un después. Fue en el primer concierto como banda, el 4 de octubre de 2013, el momento donde me di cuenta que tenía que dedicarme de lleno a esto. Ahora estoy con mi segundo disco, un disco que nace de esa sensación que tenemos todos cada mañana al levantarnos, de enfrentarnos a nuestros problemas, de rehacernos, de currar cada día…”