“Con seis años fui al Sol Cinema, no estoy seguro pero creo que la película era Peter Pan. Ahí fue donde pedí mi primer cartel. Iba todas las semanas con mis padres y cada día que iba pedía carteles, fotos, hasta que me acabaron conociendo y ya me los guardaban. Llegue a tener mas de 20000 carteles originales aparte de fotos, material de promoción, etc…
Hoy en día hay carteles de cine buenos, pero son contados. Antes cada país tenía sus artistas, los hacían a mano. Había una variedad y riqueza enorme.
Como ejemplo te diré que hace dos años hice una exposición de las diferentes versiones de Casablanca, había unos diecinueve, el americano, sueco, español, polaco, alemán,etc… Esa variedad es lo que se ha perdido.
La decadencia de la cartelería empezó en los 70, con la introducción de la fotografía. Cuando llegó la segunda película de Star Wars, Lucas Film obligó al uso del mismo cartel a nivel mundial y eso acabó por matar a la industria.
Coleccionar imágenes es un hobbie pero también una obsesión”